domingo, 25 de septiembre de 2011

QUE LES GUSTA Y QUE LES DISGUSTA A LAS HADAS...

 
Estas son algunas de las cosas que les gustan especialmente, tales como: La música y el baile. 
Viajar en grupos, y practicar deportes tales como el lanzamiento (de jabalinas u otros objetos). Jugar al ajedrez, considerado desde siempre un juego para reyes. Los árboles de espino blanco, el acebo, y algunos otros son queridos a las hadas, y ellas castigan a la gente que abusa de ellos o les hace daño. Las hadas usan un tallo de ragwort (¿?) para volar a través de el aire. El orden, la pulcritud, el aseo. Fuentes o baldes de agua clara y limpia, para lavar sus bebés. Los pasteles, especialmente si les son servidos junto a platos de leche o crema. La afectuosa hospitalidad, generosidad, maneras buenas, el ser alegre, honradez, y sinceridad. "Tomar prestado" artículos de humanos, tales como comida, herramientas, fuego, etcétera. Los cabellos dorados, particularmente en mujeres bellas y jóvenes. También les encanta la ropa brillantemente colorada.
 

Y aquí van algunas de las cosas a las que las hadas tienen mas aversión :
Verse interrumpidas o descubrir que se las espía castigan esto severamente.
El sonido de las campanas, especialmente campanas de iglesia. ( La única excepción son esas campanillas que llevan colgando en los arneses de sus enjaezados caballos ). El canto de un gallo. El hierro. Tiempo atrás, quienes temían un encuentro con hadas llevaban un pedazo de hierro (o acero) con ellos, especialmente una cruz o una herradura.
La ruda y la hierba de San Juan (verbena) entre otras, están consideradas hierbas anti-hadas.
El desorden y la falta de limpieza. Frecuentemente se cuenta como un ama de casa que no mantuvo su hogar ordenada y limpio, fue pellizcada por las hadas en castigo. Los baldes vacíos, o que estén llenos con agua sucia.
La descortesía, el egoísmo, falta de generosidad, la gente malhumorada o melancólica. Las mentiras o decepciones causadas por los humanos. Ni siquiera las hadas maléficas mienten, aunque pueden seriamente engañar o decepcionar.
 

El robo por los humanos de alguna de sus posesiones o pertenencias. Aunque las hadas consideran perfectamente aceptable el robar a la gente, se ponen furiosas si la gente les roba algo a ellas. Semejantemente, no tienen ningún sentido de humor si uno de sus trucos fracasa o se vuelve en su contra. Las esposas gruñonas, o los maridos que pegan o golpean a sus esposas, o al revés. Los humanos que se jactan (o presumen) de los regalos que han recibido de las hadas. Los humanos que rompen los tabúes impuestos por hadas. Frecuentemente un regalo de hada se da con una prohibición mágicamente impuesta que va adjunta. Si la prohibición se rompe, el regalo o poder es frecuentemente quitado.

Fuente: Recopilado en la Red.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada